ENLIST WITH FACEBOOK
--

Análisis: Binary Domain

Binary

A primera vista Binary Domain parece un shooter en tercera persona genérico, sin ningún rasgo en particular que le haga destacar por encima de otros títulos del mismo género, posiblemente hasta mediocre. Pero basta decir que su director es Toshihiro Nagoshi, creador de las sagas Yakuza y Super Monkey Ball, para empezar a sospechar que esto no es del todo cierto. Unos cuantos minutos con el mando en las manos y podremos confirmar que, efectivamente, hay algo distinto y original en Binary Domain que lo saca raudo y veloz de esa mediocridad. Algo que hace que toda esa mecánica de coberturas y disparos que tanto empieza a aburrir por simple desgaste adquiera algo más de significado.

Así pues, Binary Domain es un shooter en tercera persona con sistema de coberturas en el que siempre vamos con un escuadrón de compañeros. Es algo que hemos visto hasta la saciedad en esta generación de consolas pero que sigue siendo divertido si se hace bien. Y por suerte Binary Domain lo hace bien. Todos los pequeños elementos dentro de esta mecánica funcionan tal y como deben hacerlo, creando un conjunto solido en el que manejar a nuestro personaje y matar (o más bien destruir) cientos de enemigos resulta terriblemente satisfactorio. Esto es en gran parte gracias a dos detalles muy interesantes: el carácter destructible del ejército de robots al que nos enfrentaremos, que nos permitirá volarles piernas, brazos y cabezas de manera estratégica, y el sistema de afinidades con nuestros compañeros de grupo.

Sobre lo primero en realidad no hay mucho que contar. Es decir, aprovechando que nuestros enemigos son robots y no personas, en SEGA han tirado la casa por la ventana en lo que a la espectacularidad de nuestros disparos se refiere. Uno par de tiros en las piernas de un robot y lo tendremos arrastrándose por el suelo cual zombi agonizante. Una bala certera en la cabeza y, por el contrario, podremos trastocarle la IA, hacer que se vuelva en contra de sus compañeros robots y se convierta en un aliado momentáneo. Más difícil nos lo pondrán los múltiples jefazos finales en forma de robots gigantes (algunos realmente enormes), que plantearán batallas mucho más duras en las tendremos que hacer buen uso de nuestros botiquines y armas especiales.

Sobre el sistema de afinidades con nuestros personajes, sin embargo, sí que hay mucho que decir. Con cada uno de los diferentes personajes que nos acompañarán a lo largo de la aventura tendremos una barra de afinidad, de la que dependerán varios factores. Dependiendo de lo bien o mal que nos llevemos con un personaje, este podrá obedecer o desobedecer nuestras órdenes (que podremos dar tanto por micrófono usando comandos de voz, como usando el mando de forma normal), lo que evidentemente puede llegar a dejarnos “con el culo al aire” en alguna situación comprometida. Pero es que esta afinidad también influirá directamente en el desarrollo de la historia, que cambiará dependiendo de lo bien o mal que nos llevemos con algunos personajes. Ahora bien, ¿qué hacer para mejorar nuestra relación con los personajes? Fácil, responderles cuando nos hablen, no dispararles por accidente, y hacerlo bien en general. Si nos ceñimos a estas directrices lo más probable es que todos terminen siendo bastante amigos.

Si bien es cierto que lo normal en este tipo de juegos es que la historia, de haberla, esté en un segundo plano, en Binary Domain supone una parte fundamental. El argumento, ambientado unos cuantos años en el futuro, nos sitúa en una sociedad gobernada por mega corporaciones en la que las grandes ciudades se levantan bajo los cimientos aplastados de las antiguas ciudades que actúan de improvisados suburbios. El punto central de todo esto, no obstante, es que los robots se encuentran perfectamente integrados en la sociedad. Y tan integrados están que algunos de ellos, denominados “hijos del éter”, ni siquiera saben que son robots, lo que supone una violación de la última convención de Ginebra. Este hecho hace que nuestro protagonista y su escuadrón entren en acción para detener a la compañía que está produciendo a los “hijos del éter”… quienes, por lo que descubren, ya lleva bastante tiempo haciéndolo.

Un punto importante de la historia del juego, teniendo en cuenta el mencionado sistema de afinidades, son los personajes. Es cierto que ninguno de ellos está especialmente desarrollado, y de hecho sería muy difícil que lo estuviesen si tenemos en cuenta que la campaña principal dura poco más de ocho horas, pero tienen el suficiente carisma como para aprenderte sus nombres, algo de lo que no pueden presumir muchos otros juegos. Nuestro protagonista, Dan “Survivor” Marshall, es una suerte de marine espacial con un trauma infantil al que le encanta ser un héroe, mientras que del resto del pintoresco escuadrón es imposible no destacar a Caín, un robot con marcado acento francés con el compartiremos muy buenos momentos. En cualquier caso, gracias a los distintos niveles de amistad que podemos tener, será posible que veamos situaciones muy dispares con cada uno de ellos.

A nivel técnico Binary Domain es uno de esos juegos cumplidores que, sin destacar en ningún aspecto, tampoco decepcionan. El diseño de los personajes, especialmente el de los robots, es más que correcto; los gráficos cumplen con su cometido sin incurrir en las tan molestas bajadas de frames, sí presentes en muchos otros títulos de corte similar; y el doblaje al español… bueno, no es especialmente sobresaliente pero al menos está ahí y se deja escuchar. Y teniendo en cuenta lo importante que son las órdenes por voz (aunque en muchas ocasiones fallan y el juego se disfruta igual usando los botones) es toda una suerte que así sea.

Como es habitual en este tipo de juegos, Binary Domain también incluye un modo multijugador testimonial y necesario al que posiblemente no haya nadie jugando dentro de un mes. Las mecánicas de combate evidentemente son las mismas, pero teniendo en cuenta que uno de los puntos fuertes del juego es su historia, y que el elemento que más lo diferencia del resto de títulos del mercado es la interacción entre personajes, al final el multijugador se antoja algo insulso.

En definitiva, Binary Domain es un shooter muy competente que pone las suficientes novedades sobre el tapete como para que se le deba tener en cuenta. No quiere decir esto que estemos ante un juego revolucionario ni mucho menos —de hecho como ya he mencionado es bastante convencional en lo que al núcleo del juego se refiere—, sino que su aporte al género es más que suficiente para justificar su existencia, algo de lo que no pueden presumir muchos otros juegos que ahora mismo se me vienen a la cabeza y no mencionaré por respeto. Además, ¡que estamos hablando de un videojuego en el que puedes convertir en chatarra a más de una docena de tipos de robots distintos!

  • +0
    responder
    EnthalpyFlow
    Recluta
    27 abril, 2012

    Me llamó la atención en su día este título, ya que nunca había probado algo parecido (soy jugador de PC y nunca he jugado un Gears of War), y tanto las relaciones con los personajes como la dinámica de combate me atraían, pero seguía sin conseguir ese “hype” tan común hoy en día, tal vez por la poca publicidad y/o desinterés por parte de SEGA en la promoción del título, pero tras ver unas cuantas partidas por internet y, sobre todo, leer este análisis, le voy a dar una oportunidad al juego, que ha salido hoy para PC.
    Muchas gracias por el análisis, Don Andrés.

  • +0
    responder
    EnthalpyFlow
    Recluta
    27 abril, 2012

    Después de unas dos horas de juego en PC, y tras haber configurado tanto controles de teclado y ratón como el control por voz (me está funcionando el 95% de las veces perfecto, y lo suo mucho), no puedo más que receomendarlo a los jugadores de PC. MUY divertido

  • +0
    responder
    EnthalpyFlow
    Recluta
    30 abril, 2012

    Finalizado el juego tras 12 horas en dificultad normal: Lo recomiendo más si cabe =)

  • +0
    responder
    Dote
    Recluta
    1 mayo, 2012

     Como puedo configurar los controles del teclado, o con que tecla puedo activar las opciones de cuadro de dialogo ; fuego, cubrirme etc. desde ya mil gracias

  • +0
    responder
    Anónimo
    Recluta
    2 mayo, 2012

    =D

  • +0
    responder
    NotaMedia.es
    Recluta
    13 mayo, 2012

    Binary Domain (PC)…

    Análisis de Atrincherados incluido en la ficha del juego Binary Domain para PC…

  • +0
    responder
    bynx
    Recluta
    27 julio, 2012

    no puedo jugar con el teclado y el mouse por q los botones que dice para caminar o culquier cosa son otros botones ademas la mira se descontrola asi q empece a investigar y dicen q es casi obligatorio tener un mando tipo xbox 360 ya que es normal lo que me ocurre por q el juego viene asi :(

  • +0
    responder
    Luis Eduardo
    General de División
    22 septiembre, 2012

    En mi opinión al juego le faltaba seriedad en la historia, ya que tiene un montón de dialogos MUY pero que MUY chorras que le quitan seriedad de forma exagerada…
    Aunque bueno, el juego me gustó y me sacarian que sacaran una 2º parte, aunque más seria y adulta, por favor…

Fuego cruzado, ten cuidado donde apuntas.