ENLIST WITH FACEBOOK
--

Análisis Dragon Ball Z Budokai HD Collection

“Ey, Takeshi, ¿y si sacamos las versiones en HD de Budokai para las consolas de ahora? Sí, sí, ya sé que acabamos de lanzar el juego para Kinect, pero no tenemos ningún Budokai. Lo petamos, tío.” Algo así es lo que debieron pensar los de Namco Bandai para  sacar esta recopilación que no es más que la adaptación de los antiguos juegos con remasterización de gráficos en alta definición y el único añadido de los imperdonables logros. Esta colección incluye la primera y tercera entrega de la saga Budokai, al parecer consideraron no incluir el segundo título vaya usted a saber por qué.

No se han metido en camisa de once varas a la hora de adaptar los dos títulos a las exigencias de una consola de última generación. Tan sólo en el apartado gráfico han puesto empeño en mejorar lo ya conseguido en su lanzamiento inicial, lo que ha tenido mejores resultados en el caso del Budokai 3. El primero queda eclipsado por completo por su hermano mayor, mucho más evolucionado en la mayoría de aspectos.

Para los no familiarizados con las correrías de Goku por el mundo videojueguil, los modos de juego son prácticamente los mismos en ambos títulos, donde la gran  diferencia la encontramos en el modo historia que sirve de epicentro de la experiencia. Más allá de los combates libres contra la máquina u otros jugadores, podremos partirnos los morros participando el en torneo mundial de artes marciales, cosa que da el nombre a la colección, en tres niveles de dificultad distintos cuyo número de rondas cuanto mayor sea el nivel elegido.

Los compañeros programadores se tienen que haber tocado la bolsa escrotal a dos manos hasta dejársela totalmente desollada porque los controles son exactamente los mismos en ambos juegos que en las versiones de Playstation 2: puñetazo, patada, bloqueo y ataque especial de energía. A partir de aquí toca dejarse las huellas dactilares en el gamepad haciendo combos como si no hubiese mañana.

En el modo historia de la primera entrega controlaremos a Goku para vivir los arcos argumentales que van desde la llegada de Raditz hasta la batalla contra Célula, cambiando de personaje en combates puntuales para ceñirse al guion original de la serie, como en el caso de la derrota de Célula a manos de Gohan. Es una forma rápida de conocer la historia básica de los personajes sin tener que sufrir todos los capítulos de relleno del anime. Todo debido a los extensos interludios entre combate y combate para ponernos en situación y que son copias plano a plano de la serie original.

La diferencia fundamental entre ambos títulos, como ya he remarcado, es el modo historia, que en la tercera entrega se hace llamar Universo Dragón y que entrelaza varias historias de los protagonistas de la obra de Toriyama. En él podremos elegir entre los ocho personajes principales para progresar en un modo historia personalizado para cada uno de ellos siguiendo la línea argumental por todos conocida. Hasta Yamcha podemos elegir, que lo mejor que sabe hacer es morir. Iniciamos la andadura con el personaje que hayamos elegido sobre un mapa de la tierra que deberemos explorar a vista de pájaro, y en el que tendremos que buscar los rivales con los que lucharemos así como recompensas en forma de cápsulas Hoi-Poi e incluso las mismísimas bolas de dragón. Estas serán mucho más fáciles de encontrar en el momento en el que encontremos el radar de Bulma. En este punto abogo por la inclusión de Bulma y Chichi en futuras ediciones rollo Dead or Alive. Ahí lo dejo.

A medida que vayamos combatiendo y derrotando enemigos, iremos aumentando de nivel  y ganado puntos de experiencia que nos permitirán mejorar nuestras habilidades de Ki, ataque, defensa, técnica, etc. Dichas habilidades estarán disponibles para el resto de modos de juego. Al avanzar en este modo, el personaje elegido también irá encontrando sus técnicas de combate específicas como el Kame Hame Ha clásico de Goku, por ejemplo. Estás técnicas se pueden añadir o eliminar del menú de uso en combate del personaje. De la misma forma que las técnicas, iremos descubriendo las sucesivas transformaciones en super saiyan de Goku y Vegeta, la fusión entre ambos, las mutaciones de Freezer o las absorciones de las androides de Cell.

Dentro del combate en sí, destacan las opciones de teletransporte para esquivar ataques y reaparecer detrás del rival para contratacar y el hipermodo, para realizar ataques finales como la bola Genki. Admítelo, también levantaste las manos cuando Goku te lo pidió para derrotar a Bubú.

Pero la reina del baile es las cutscenes interactivas del modo “duelo”. Entramos en este modo cuando estando en hipermodo lanzamos al rival a distancia: en este momento dispondremos de un tiempo determinado para pulsar uno de los cuatro botones básicos del pad tanto para atacar como para defender. Si el botón elegido por el luchador que lanza el ataque es el mismo que el del oponente, este se defenderá del golpe y se acabará el duelo. En caso contrario dispondremos de dos opciones más de ataque con la opción de pulsar cualquiera de los botones que no hayamos pulsado ya, por lo que en cada ataque se aumentan las probabilidades de acierto a la hora de adivinar el botón que pulsa nuestro contrincante.

En determinados momentos, los combates contra la CPU son en demasía repetitivos, llegando incluso al hartazgo con determinados personajes, lo que nos lleva a la gran carencia de ambos juegos: la no inclusión de un modo on-line. Nos quedaremos con  las ganas de poder disputar un torneo de artes marciales realmente mundial, uno de los pocos incentivos de esta revisión más allá de las filigranas gráficas.

Ni que decir tiene que el número de personajes elegibles en ambos títulos es limitado inicialmente aumentando a medida que jugamos en cualquiera de los modos de juego, existiendo la posibilidad de desbloquear personajes que no aparecían en la serie que da nombre al juego pero sí en precuelas, secuelas y OVAs como Goku de niño, Broly o Cooler. Entre fusiones, transformaciones y versiones adulto-niño, el número total de luchadores disponibles ronda el medio centenar, entre los que también contaremos con el típico secundario cómico que es Mr Satán o su hija Videl, por aquello de cumplir la cuota femenina junto con C-18.

A pesar de que el primer capítulo del pack sea totalmente prescindible, merece la pena gastarse los cuartos para poder disfrutar de, probablemente y siempre según la humilde opinión de un servidor, el mejor juego del universo Toriyama editado hasta la fecha.

Kame-Hames de los que sentaron cátedra ahora en alta definición.
  • +0
    responder
    Francis Daniele Juncosa
    Soldado destinado
    19 noviembre, 2012

    Payes de Papel

  • +0
    responder
    Gilen
    Recluta
    20 noviembre, 2012

    Grande el Budokai 3, como bien dices, el mejor videojuego de Dragon Ball hasta la fecha :P

Fuego cruzado, ten cuidado donde apuntas.