ENLIST WITH FACEBOOK
--

Análisis: Football Manager 2013

Escribir sobre un juego de gestión futbolística no es tarea fácil, ya que hacerlo se basa casi exclusivamente en la experiencia personal que el jugador (el del videojuego) ha tenido en relación a su equipo, sus jugadores (los del campo), su afición y los directivos. Estamos hablando de todo un mundo virtual recreado al detalle en el que una decisión, por mínima que nos pueda parecer en el momento de tomarla, puede cambiar no solo el devenir de nuestra partida, sino de toda la experiencia que podamos tener con el videojuego en las próximas cincuenta horas.

Lo admito, el que escribe estas líneas no es un aficionado al fútbol de pura cepa. No compro el Marca, el Mundo Deportivo, el As o el Sport a diario. No me quedo todos los días a ver la más de media hora que dedican al fútbol en los informativos. No me pongo camisetas de equipos de fútbol por placer y salgo a la calle con ellas. Ni siquiera he ido nunca a un estadio de fútbol a apoyar al club por el que siento simpatía. El motivo es que encuentro doscientas alternativas diferentes a las actividades anteriormente descritas que preferiría estar haciendo. Es decir, que prefiero leer un libro a leer el Marca y prefiero ir al cine a ir a un campo de fútbol, por ejemplo.

El caso de los simuladores de gestión de fútbol, sin embargo, es muy diferente. Con Football Manager no hay alternativas que valgan. Si te gusta el género, y pese a lo anteriormente comentado a mí me gusta mucho, no hay una opción mejor. PC Fútbol, saga a la que llevo jugando desde aquella mítica versión 3.0, fue la reina indiscutible de su tiempo, y estuvo dándonos a todos los “entrenadores de bar de la esquina” la oportunidad de demostrar que sabíamos de lo que hablábamos cada lunes por la mañana hasta su último gran juego, en el año 2001. Mucho ha llovido desde entonces. Tanto que dejamos de jugar con pesetas para pasarnos al euro, y a Ronaldo, aunque sigue siendo muy bueno, nos lo volvieron guapo y convirtieron en portugués.

Durante esta coyuntura Sports Interactive aprovechó para, de las cenizas de la mítica saga Championship Manager, crear la nueva franquicia Football Manager, que en 2005 tomó el relevo de PC Fútbol como EL simulador de gestión futbolísitca por excelencia, así, con el artículo muy en mayúsculas. Porque sí, en algunos títulos de la competencia podías comprarle posesiones a tu avatar dentro del videojuego y tener hasta un cohete espacial (Total Club Manager), pero solo en Football Manager tenías la sensación real no solo de estar al frente de un equipo, sino de que tus decisiones importasen y se viesen reflejadas en el terreno de juego.

Así pues, desde 2005 y hasta 2008 un servidor acudió cada año puntual a la cita con el fútbol. Tengo historias maravillosas para cada una de las entregas. Desde la de la gran Fiorentina del gigante Luca Toni, que con sus cuarenta goles en una temporada la llevó a ganar el “Scudetto” hasta la del mítico Liverpool que supo dar sitio a Theo Walcott y le convirtió en la estrella que no pudo ser en Arsenal. No sin olvidar, claro, mi Watford, ese modesto club de la segunda división británica al que, tras una partida de más de ochenta horas llevé a conquistar la Liga de Campeones. Son historias personales, que solo quien las juega puede vivir y entender, y que me recuerdan inevitablemente a esa sensación de subidón que sientes cuando estás jugando una partida de rol. Sabes que nadie más va a entender tu emoción al hablar de cómo tu paladín de nivel 7 pudo rescatar a la joven de las garras del azotamentes, pero te da igual, es tu vivencia y la guardas como un tesoro. Con Football Manager ocurre lo mismo.

Football Manager 2013 no es una excepción, y como viene siendo habitual en la franquicia, esta nueva versión del juego incluye unas cuantas novedades con respecto a su predecesor. Tan importantes son estas que, por primera vez en la historia de la franquicia, tendremos la posibilidad de jugar con todos los añadidos activados en lo que viene a ser la “versión normal” del juego, o al “modo clásico”, que básicamente nos permitirá disfrutar de una experiencia muy similar a la del año pasado y considerablemente más rápida que la de este. ¿Por qué más rápida? Pues principalmente porque el añadido más llamativo de FM 2013 es la presencia de la figura del representante, a la que a partir de ahora será mejor acostumbrarse. Se acabó eso de negociar con el club y el jugador a la hora de hacer un fichaje. Ahora tendremos que hablar con el Mendes de turno y pagarle sus respectivos honorarios si queremos llevar a buen puerto un fichaje.

Otras novedades de esta versión son el “modo reto”, sacado directamente de la versión para iOS del juego, en el que al jugador se le pone en una serie de situaciones difíciles y debe resolverlas; y la posibilidad de comprar (con dinero real) ciertos añadidos que faciliten nuestra labor. Ninguna de estas incorporaciones al juego base resulta especialmente interesante. La primera porque estar solo media temporada (que es lo que plantean los retos en su mayoría) se carga considerablemente el espíritu de continuidad y de crear tu propia leyenda del juego. Y la segunda porque lo que venden no dejan de ser los trucos de toda la vida, al precio de una aplicación de iPhone.

Football Manager 2013 vuelve a ser la dosis perfecta que los aficionados al género de la gestión de fútbol necesitan cada año. Aunque algunos de sus añadidos no terminen de cuajar, estamos ante otro de esos títulos con el potencial para mantenerte pegado a la pantalla durante más de un centenera de horas. Un servidor, por suerte, ha conseguido desintoxicarse bien rápido en esta ocasión, pero sé que en parte ha sido gracias a mis muchos años en el hoyo de la gestión futbolística que he conseguido salir rápido. No os engañéis, todos los españoles tenemos un pequeño entrenador de fútbol dormido en el pecho, y Football Manager es la droga que lo hace despertar. Jugad bajo vuestra cuenta y riesgo.

Míster, déjeme tirar el penalti
  • +0
    responder
    davidak
    Recluta
    4 enero, 2013

    jajaja que grande! Me ha encantado tu escrito, plasmas a la perfección este sentimiento que tan solo los afortunados del juego podemos sentir! Un abrazo desde Catalunya ;)

  • +0
    responder
    Alejandro
    Recluta
    23 marzo, 2013

    Estoy de acuerdo con todo lo que has contado.

  • +0
    responder
    marti perarnau
    Recluta
    28 marzo, 2013

    Son muchas las personas que han deseado alguna vez poder tomar las decisiones de gestión deportiva de un equipo de fútbol, y juegos como este te brindan esa posibilidad, aunque sea exclusivamente en la “ficción”

Fuego cruzado, ten cuidado donde apuntas.