ENLIST WITH FACEBOOK
--

Análisis: Need for Speed Most Wanted

Los desarrolladores de Criterion llegaron a la saga Need for Speed y lograron transformar un gran juego de persecuciones en casi una obra maestra con Hot Pursuit, rescatando la coletilla de una de las mejores entregas de la franquicia. Eso sí, en la última entrega de la saga ofreció uno de sus mayores fiascos con NFS The Run, juego con un argumento y tráilers que prometían mucho más de lo que al final encontramos de la mano de EA Black Box, con un desarrollo que dejaba mucho que desear. Ha tenido que llegar de nuevo Criterion para volver a darnos esas maravillosas sensaciones al conducir un Lamborghini Murciélago a toda velocidad por coloridas calles repletas de monumentos y cachivaches que esquivar.

Criterion ha sabido ganarse nuestro corazón aportando a la conocida marca de EA la categoría perdida en los últimos títulos gracias a la experiencia obtenida en la saga Burnout, en especial en su última entrega, Paradise. Ahora, con todo el potencial de Electronic Arts a su espalda y una lista de licencias realmente espectacular que poder explotar – literalmente -,  hace que  rodar en la ciudad a 250 Km/h sea algo tan exquisito como espectacular, ya sea bajo el techo reluciente de un Bugatti o luciéndose en un Porsche 911.

Need for Speed: Most Wanted cambia la manera de ver un juego de carreras, ofreciendo una mezcla deliciosa de ciudad abierta con cientos de objetivos por cumplir y diversas carreras en las que demostrar nuestras cualidades, ya sea descubriendo la ciudad al antojo saltándonos controles de velocidad e intentando ser el mejor infractor; realizando el salto más largo en un determinado punto para que se muestre nuestra foto en el cartel o participando en diferentes carreras de todo tipo y terreno dependiendo del coche que utilicemos en cada ocasión. El escenario elegido es la ciudad de Fairheaven, creada tomando como referencia diversas ciudades y paisajes, consiguiendo ofrecer un universo plagado de localizaciones diferentes y versátiles para dar horas, horas y más horas de diversión.

Nada más empezar ya tenemos a nuestra disposición todo el elenco de coches del juego a excepción de los 10 vehículos denominados “Most Wanted”; estos habrá que ganárselos. Para cambiar de un coche a otro sólo hay que encontrarlo en la ciudad aparcado, frenar a su lado y pulsar el botón adecuado. Así de fácil. Esto es un buen ejemplo de que la rutina del juego es diferente a lo que se pueda esperar, no centrándose en el desbloqueo de coches. Aquí se prefiere vagar por la ciudad para encontrarlos, potenciando así el espíritu libre en mundo abierto. Es un juego de esos en los que las misiones principales pueden esperar: me he encontrado ante una ciudad que merece la pena investigar tentado por saltarme los controles de velocidad para que la policía se de cuenta, empiece a perseguirme y que se líe la de San Quintín al acudir los refuerzos y empezar una persecución que puede llegar a tomar dimensiones espectaculares hasta el punto de tener a quince coches y varios helicópteros tomando parte en ella.

Need for Speed Most Wanted es un juego para correr, ya que no hay que preocuparse en exceso por los choques. También podemos olvidarnos de los tiempos de carga, porque  casi no existen, y eso sí que es digno de mención. Toda la ciudad está a nuestro alcance sin ningún impedimento, así como un buen número de coches y muchas carreras en las que disfrutar rascando segundos al crono, persiguiendo al contrario y disfrutando derrapando en cada cada curva para conseguir hacer que los adversarios saboreen el olor a rueda quemada o se empotren contra el pilar del puente mas cercano. Todo en pos de ir directos al grano.

Por los rasguños tampoco hay que preocuparse. Los choques menores irán destrozando el coche poco a poco, pero cuando ya está demasiado destrozado, lo suyo es pasar por una de las gasolineras y ver que el “chapa y pintura” de NFS Most Wanted es automático. A mi, personalmente, me gusta esta idea, aunque seguro que hay alguno por ahí que echará de menos los toques de personalización y gestión de anteriores entregas. Estoy metido a fondo disfrutando de esta esplendorosa ciudad en un flamante deportivo y adoro no tener que preocuparme de que mi coche luzca de nuevo radiante, pudiendo enmendarlo sin tener siquiera que frenar.

¿Y la historia?

Ah, sí, el juego también ofrece algo que se parece a una historia junto a todo un ramillete de posibilidades que pueden hacer olvidarnos de la misma. Porque si lo tengo todo desde el principio, ¿qué me hace querer seguir jugando a Most Wanted? ¿cuál es el objetivo? Como ya he comentado, existe una lista de diez coches, los Most Wanted, conducidos por los diez conductores más perseguidos de la ciudad, y el objetivo es hacerse con ellos. Para poder competir contra ellos y hacernos con su coche al ganarles hay que conseguir llegar primero a un cierto nivel de puntuación. Esto desbloquea la carrera en el menú y el siguiente paso es demostrarle a ese conductor que no es el mejor y quedarse con la llave de su coche.

Esa puntuación a conseguir la iremos aumentando al completar mini-misiones o retos diferentes en cada coche que conducimos tales como derrapar ciertos kilómetros, conducir en dirección contraria, conseguir arrebatar la mejor velocidad en un radar o, por supuesto, ganar las carreras en las que podemos participar. Al ganar esas carreras – diferentes según el estilo del coche y que incluyen sprints, checkpoints,  persecuciones o una modalidad en la que hay que superar una determinada velocidad media-  se consiguen extras para el coche tales como un chasis más ligero o nitro.

¿Se puede pedir más?

Sí, interacción con el resto de la comunidad, una asociación que se consigue gracias al exquisito sistema de Autolog  que permite tener una lista de amigos personal para competir con ellos, retarlos o demostrar al resto de la comunidad que esa recta es nuestra y mostrar la velocidad máxima en dicho punto en carteles marcadores de todos los mapas visibles por los competidores online.

Todo son bondades en Need for Speed Most Wanted. Si hay que ponerle alguna pega es que sigue privándome de poder jugar junto a un amigo en pantalla partida. Es muy divertido jugar online sin cortes y con una fluidez gráfica de maravilla incluso en esas carreras en las que media calle puede aparecer destrozada tras pasar la decena de coches por la misma, sin olvidarnos de los retos del salto más largo, de velocidad máxima y otras tantas modalidades, pero poder hacer eso compartiendo los ganchitos y la cocacola con un amigo en la misma casa no tendría precio. Esta es mi sugerencia.

Por último, me gustaría hacer una breve mención al menú de navegación entre misiones del juego. Un menú que, cuando empecé a jugar me pareció raro, pero que cuando llevaba dos carreras, me resultó muy accesible y ordenado. Una estructura  que da fácil acceso a cada una de las carreras de cada coche marcarlas en el GPS para poder movernos por la ciudad y llegar al punto de partida de la carrera de forma rápida y práctica.

Buscaba un juego de coches y me he encontrado frente a una joya capaz de agotar mis horas de ocio, un juego de esos en los que “la ultima partida” nunca es cierta, en el que siempre encuentro la posibilidad de jugar esa carrera para rascarle un segundo al crono y poder tomar aquella curva por el exterior para quitarle la marca a mi amigo y desbancarlo en el marcador luminoso. Sin duda una excelente elección que se ha convertido en un fijo que me va a acompañar durante un largo tiempo.

Criterion devuelve la saga a lo más alto
  • +0
    responder
    Oscar Torrent
    Soldado destinado
    7 noviembre, 2012

    hay tuning en esta entrega? del exterior del coche y del motor,..?

  • +1
    responder
    Aitor Hermoso
    Mayor
    8 noviembre, 2012

    ¿Tuning? No, lo mas cercano a la personalización son los extras que se van consiguiendo a medida que completamos carreras en primera, segunda o tercera posición. Ya sean nitros, chasis más ligeros o potenciadores de motor. En cuanto a pintura y vinilos, no los encontraremos, de hecho el coche cambia de color automáticamente cuando pasamos por las gasolineras a arreglarlos.

    El juego ha dejado la variante tuning a un lado esta vez.

  • +0
    responder
    Ricard Martin Lleixa
    Soldado destinado
    9 noviembre, 2012

    No, creo k no

Fuego cruzado, ten cuidado donde apuntas.