ENLIST WITH FACEBOOK
--

Análisis Tony Hawk’s Pro Skater HD

Los videoclubs fueron sitios fascinantes. Cuando todavía éramos conscientes del valor de las cosas uno se plantaba en el que estuviera más cerca de casa todas las semanas para ojear las estanterías de videojuegos y manosear cada novedad porque solo había dinero para alquilar. Si había suerte el dependiente era un tipo joven y simpático que probablemente pasaba las horas jugando a la PSX detrás del mostrador. Eran de una pasta especial, esa que lleva a subir hasta el nivel 99 a Aeris en Final Fantasy VII solo por fardar. Lo mismo ocurría con Tony Hawk’s Pro Skater, la maldita genialidad de Neversoft que hizo que casi toda una generación se comprara un monopatín: no era raro que la gente se empantanase en el local viendo cómo se enlazaban los combos uno detrás de otro. A pesar de que la competencia ya la superó con creces, es normal que Activision tire de nostalgia y revise la saga con una versión HD de las dos primeras entregas. La buena noticia es que Robomodo se ha comportado, manteniendo prácticamente la misma esencia. La mala, que ya no estamos en la época de los videoclubs y es complicado que la fórmula vuelva a conseguir que barrios enteros quieran ponerse a grindar como si no hubiese un mañana.

Para los que crecieron con Los Fruitis, fueron miembros del Club Megatrix o saben lo que es un Megazord, ponerse a los mandos de este remake será como volver a la adolescencia de golpe. Los controles que se mantienen intactos llevan casi instintivamente a hacer ollies, kickflips o manuals desde unos primeros segundos que saben a gloria. El Superman de Goldfinger suena de fondo, acompañado más tarde por Anthrax, Bad Religion y Powerman 5000. Mientras intentas hacer ese combo de puntos casi infinito en el almacén del primer Tony Hawk te asaltan los recuerdos: tu grupo de amigos haciendo el cabra a lo Jackass con el carrito del supermercado, el “Eres un cabrón hijoputa” de South Park, descubrir al Chivi… Casi puedes oler esos CDs Princo y escuchar a tu madre gritarte por cuarta vez que la comida ya está en la mesa. A decir verdad, eso último no queda tan lejos…

El golpe de realidad llega cuando un tal Lateef The Truthspeaker se cuela entre la lista de reproducción. Robomodo ha hecho una ensalada con temas de los dos primeros juegos de la saga y otros de cosecha propia. La selección, aunque no está mal, te corta el buen rollo que da rememorar las canciones que desfilaban por tu Winamp hace una década. Tampoco ayuda que la misma música se repita constantemente, como si cada pantalla tuviera unas pistas asignadas y dejara de lado todas las demás. Al control también le pasa algo extraño, como si dentro de la familiaridad hubiese cierta tirantez y algunos gestos no salieran como deben. Puede que las físicas tengan mucho que ver en esto, sobre todo si son capaces de hacer saltar por los aires –literalmente- al personaje. En el otro extremo, se agradece la sabiamente incorporada opción de reinicio rápido, que nos pone a rodar de nuevo en pocos segundos si no hemos acabado satisfechos con la última partida.

Hay algunos cambios, pero el esqueleto del juego es prácticamente el mismo que el de la versión original. El modo Carrera nos pone por delante la clásica lista de objetivos a conseguir en dos minutos, entre los que se encuentran la recolección de letras de la palabra “SKATE”, encontrar el DVD secreto (¡como si las cintas ya no existieran! Están todas en nuestras estanterías cogiendo polvo) o superar el límite de puntos marcado. Con el dinerito compramos habilidades, trucos y tablas para cada uno de los personajes, y así a lo tonto conseguimos una enorme rejugabilidad sin salir siquiera del núcleo del título. Entre la lista de invitados hay unos cuantos habituales: el propio Tony Hawk (¡faltaría más!), Chad Muska o Bob Burnquist repiten, pero se pierden por el camino nombres importantes para dar paso a… a nuestro avatar de Xbox y a Riley Hawk, hijo de la leyenda del monopatín. Enchufazo al canto.

El progreso en el modo Carrera desbloqueará nuevos retos como la Supervivencia Cabezona, en la que hay que sumar puntos para que la cabeza del skater no reviente (aquí no hay Inflatoterapia que valga cuando eso ocurre), o Hawkman, con escenarios repletos de píldoras que hay que recoger en el menor tiempo posible. Las amarillas, por ejemplo, solo pueden recolectarse grindando, las azules haciendo wall rides… El más interesante para los jugadores expertos posiblemente sea Probjetivos, que no ofrece más que la lista de objetivos de siempre pero con la mitad de tiempo por delante. Maldita sea, todos sabemos que aun con sesenta segundos menos de lo habitual uno puede hacer trucos milagrosos –o no tanto- en la cama, pero sobre cuatro ruedas… ¿Es que estamos locos?

Si la memoria no te falla encontrarás cada elemento en su sitio. Escuela II sigue teniendo las campanas donde las recuerdas, el Hangar esconde las mismas habitaciones secretas que en THPS 2 y el Centro Comercial se deja recorrer de principio a fin tan rápido como antaño. Hay una selección de niveles bastante correcta, aunque se antoja limitada sabiendo todo lo que podrían haber incluido de serie en la revisión. Lo malo, claro, está en saber que ya hay planeado un DLC con material del tercer Pro Skater que incluirá el revert, movimiento que no existía en las dos primeras entregas pero que no les habría costado demasiado integrar. Este extraño ataque de conservadurismo llega hasta el punto de bloquear el truco para su uso exclusivo en los niveles del pack.

Lo más novedoso del trabajo de Robomodo es el multijugador. A costa de romper el corazón de medio planeta y destrozar las esperanzas de un servidor, que pretendía rememorar las viejas pachangas a pantalla partida con los amigos, el estudio ha decidido eliminar esa posibilidad a favor de una serie de modalidades online que, bueno, tienen miga. En sus oficinas debe existir algún tipo de complejo con las cabezas enormes, puesto que la Eliminación Cabezona está en la lista de nuevo para que pongamos a prueba nuestro aguante antes de que el cerebro de nuestro personaje estalle en confeti. Grafiti nos propone marcar zonas haciendo trucos en ellas, y como no podía ser de otra forma tenemos el modo Ataque de Tricks donde gana el que mejor puntuación obtiene en los dos minutos de rigor. Mucho amor hay que tener hacia el juego como para que atrapen más allá de un par de días.

Porque las cosas cambian, desgraciadamente. Con YouTube se ha perdido la magia de aprender los trucos a través de otras personas, Neversoft va camino de perder su sello de identidad trabajando para Call of Duty y al título que recordábamos con todo el cariño del mundo ya se le notan los años. Sigue siendo de lo más divertido, pero más por rememorar lo que hemos ido dejando atrás que por lo que aporta un juego así hoy en día. Los que crecimos haciendo el 900 y no con el Jefe Maestro encontraremos en Tony Hawk’s Pro Skater HD algo más que un título rápido y accesible: es como un pedacito de nuestra historia. Se le ha quedado algo de polvo encima al sacarlo del museo, aunque tampoco ha venido para reclamar su trono perdido. Solo está aquí para recordarnos quién fue y presentarse a las nuevas generaciones, y como los buenos arcades, siempre se prestará a que le eches alguna monedita, aunque solo sea una.

  • +0
    responder
    El cooperativo de Far Cry 3 pinta muy divertido
    Recluta
    1 agosto, 2012

    [...] coger el mando. Es indignante que la clásica pantalla partida desaparezca, como en el remake HD de Tony Hawk’s Pro Skater, para imponernos modos en línea que nos hacen hablar solos al televisor. Al menos así lo ve mi [...]

  • +0
    responder
    Dust: An Elysian Tale la obra en solitario de un visionario desarrollador
    Recluta
    13 agosto, 2012

    [...] llega a su fin. Tras la llegada al bazar de descarga de Xbox 360 a lo largo de este verano de Tony Hawk’s Pro Skater HD, Wreckateer, Deadlight e Hybrid le llega el turno al último de la contienda, cuya naturaleza y [...]

  • +0
    responder
    Dust: An Elysian Tail la obra en solitario de un visionario desarrollador
    Recluta
    13 agosto, 2012

    [...] llega a su fin. Tras la llegada al bazar de descarga de Xbox 360 a lo largo de este verano de Tony Hawk’s Pro Skater HD, Wreckateer, Deadlight e Hybrid le llega el turno al último de la contienda, cuya naturaleza y [...]

Fuego cruzado, ten cuidado donde apuntas.