ENLIST WITH FACEBOOK
--

Análisis: WWE ’13

Empecemos con un poquito de historia. El Wrestling, o “Pressing Catch”, como rebautizó Telecinco, tuvo su auge en nuestro país cuando Valerio Lazarov y la cadena amiga decidieron apostar por él en 1990, exportando y adaptando el serial de mamporros americanos dela WWF.Ydigo adaptando porque gracias a la magia de los locutores Jose Luis Ibañez y el inmortal Hector del Mar se creó un microverso de terminologías y chascarrillos que nada tenían que ver con el espectáculo original y que le dieron un castizo puntillo que fue clave para su éxito en España. Y por eso The Bush whackers eran aquí Los hermanos sacamantecas, el manager de El Enterrador no era Paul Bearer sino Pablito Terrores y gran evento del Royal Rumble se denominaba el “Todos contra Todos”.

El auge de este deporte no duró demasiado por aquí, pues en 1994 se retiró completamente de la parrilla del canal por protestas de asociaciones de padres y quedó relegado a poquitas emisiones de madrugada y el cobijo de la televisión por cable. No fue hasta 2005 cuando Cuatro apostó de nuevo por la fórmula, recuperando como nexo con el pasado a Hector del Mar y emitiendo puntualmente los dos espectáculos actuales de la WWE(rebautizada por problemas de licencias de marca con la otra WWF, la ecologista), Smackdown y RAW. En este salto de una década pasamos de tener a Hulk Hogan como héroe nacional a John Cena, para gusto del que suscribe un gran bajón frente a los coloristas y esperpénticos protagonistas de antaño. Por suerte para nosotros, WWE’13 se centra precisamente en esa década de transición que no llegamos a conocer tan bien y que tan buenos momentos dejó en la historia del wrestling: la era Attitude.

A mediados de los 90, y tras una bajada en las audiencias, los luchadores dela WWFse dividieron, y gran parte de ellos emigraron a una liga diferente,la WCW.Precisamenteen esa competición por las audiencias y rivalidad entre facciones se relanzó todo el entramado dela WWE.Aunqueaparecieron muchas caras nuevas, referentes de la primera época dorada seguían en la brecha, como Shawn Michaels, Bret Hart o El Enterrador, amén de explotar la popularidad de luchadores de éxito emergente como The Rock o Triple H, por citarles algunos que les suenen.

El modo de juego estrella de título recoge los combates más interesantes de aquella etapa, que viviremos de forma cronológica y con todo tipo de vídeos recordatorios y cortes argumentales, con el incentivo de tener que cumplir ciertos requisitos durante las contiendas para adecuarnos a lo que sucedió en la realidad. Según cumplamos esas condiciones, desbloquearemos luchadores y añadidos de todo tipo. De hecho, el roster de personajes está completamente dividido entre los dela EraAttitudey los actuales. Por suerte para los nostálgicos, estos últimos y su repercusión en el juego han quedado en segundo plano.

WWE’13 es una orgía completista, una base de datos histórica con un sinfín de recodos por descubrir y alternativas lúdicas que disfrutar. Sin ir más lejos, si uno se pone a echar un vistazo a las diferentes modalidades de juego para disputar simples combates 1vs1 por puro placer, la cantidad de opciones, condiciones y variaciones en los eventos da una idea de lo que se puede encontrar. Para colmo, esta locura se complementa con un inabarcable editor de personajes que nos permitirá compartir nuestras creaciones con el resto del mundo, del mismo modo que podremos descargar y añadir a nuestra plantilla las obras de otros. El otro día descargué una reproducción de “El Último Guerrero” hecha por un usuario que si me la cuelan como personaje incluido por defecto me lo creo.

Pero vamos a lo que vamos. El juego vuelve a esta desarrollado por el estudio japonés Yuke’s, quienes llevan encargándose de la licencia desde hace más de una década, por lo que la forma de jugar no difiere de lo visto hasta ahora. Puñetazo, agarre, impulso y reversos/contras pulsando un gatillo en el momento adecuado son las bases sobre las que se cimenta todo junto con la interacción con el cuadrilátero y sus alrededores. Por suerte, se ha tirado lastre en mecánicas vetustas y se ha mantenido tan solo lo justo y necesario para que ponerse a los mandos resulte tan asequible como profundo. Que en el fondo esto va de simular combates ya de por sí simulados donde impera más la imaginería que lo rodea que la propia esencia del juego. A mi me vale y me sobra cuando lo que quiero es que el público enloquezca al saltar desde la jaula a mi adversario mientras delira desmayado sobre la mesa de comentaristas.

Con 104 personajes (aunque tan solo la mitad esté disponible en un principio) y los que están por venir en paquetes posteriores hay chicha para rato, y si con la ya de por sí mastodóntica modalidad de juego dela AttitudeErano tenemos suficiente, siempre podemos recurrir al calendario de combates de esta temporada y darnos de tortas con el plantel y los eventos actuales, amén de todo lo que surja de la comunidad. Insisto, todo es maleable hasta el punto de incorporarse una especie de “modo director” en el que podremos montarnos hasta nuestros propios argumentos con los que enlazar combates con todo tipo de animaciones y cut-scenes personalizadas, que también pueden compartirse online. De hecho, el componente social está más acusado que nunca al existir una gran cantidad de alternativas para luchar en red más allá de aprovecharse del contenido personalizado que descarguemos.

Aún así, las bases del American Way of Life deberían ser replicadas en la consola para disfrutar como Hulk Hogan manda del Wrestling americano, por lo que más les vale comprender que los diferentes modos de juego para combates de exhibición pueden ser disfrutados por hasta seis personas simultáneas desde una misma consola. Crearse a uno mismo o descargarse la reproducción digital de Paquirrín que haya creado algún alma cándida en el editor para que se pegue con El Gran Khalid: Esa es la esencia de todo esto: espectáculo sin prejuicios que amplifica su poderío si el gustanito del pressing catch sigue latente en nuestros todavía infantiles corazoncitos.

Redescubriendo la segunda época dorada de la WWF
  • +0
    responder
    Rafael M González Domínguez
    Soldado destinado
    20 noviembre, 2012

    Ya tengo un juego interesante que pedirme para reyes…

  • +0
    responder
    Alex Von Villiers
    General de División
    21 noviembre, 2012

    Tiene muy buena pinta, quizá lo compre, pero cuando se abarate, por dios, que la economía siempre se opone al vicio (XD)

  • +0
    responder
    rober
    Recluta
    21 noviembre, 2012

    Yo me compre el wwe 12 y me encanto!!pero e estado viendo trailers y criticas de este y parece ser que lo a superado tanto en graficos como en todo el juego!!asique si la economia me deja….pa estas navidades caera seguro!!!

  • +0
    responder
    Ignacio Grande
    Soldado destinado
    21 noviembre, 2012

    a mi me está encantando. Si eres seguidor desde hace años de la historia de WWE, superará tus espectativas!!

Fuego cruzado, ten cuidado donde apuntas.