ENLIST WITH FACEBOOK
--

El futuro del 3D estereoscópico

Dicen que el cine 3D comenzó casi a la par que la propia representación de imágenes en movimiento. De hecho, fue en 1890 cuando William Friese-Green experimentase por primera vez con la visión estereoscópica en película. Hablamos de tan solo cinco años de diferencia con respecto al nacimiento de la cinematografía, y es que ya en 1833 se había inventado un aparato capaz de hacer fotografías con efecto tridimensional. Es normal, pues, que no tardaran demasiado tiempo en plantear la posibilidad tras ver que los espectadores se ponían nerviosos con un simple tren pensando que se les venía encima. Cualquiera sabe qué habría pasado si aquella proyección hubiese sido en una sala IMAX 3D.

El caso es que, como es conocido, el cine ha intentado en diversas ocasiones vendernos la ilusión de profundidad sin demasiado tino. Es cierto que a lo largo de la Historia hubo ciertos éxitos de taquilla previos al s. XXI relacionados con las 3D, pero no ha sido hasta ahora cuando las técnicas han dado el verdadero salto y la tecnología permite al espectador tener una sensación mucho más realista y cuidada que la que se podía obtener, por ejemplo, en los años 60. James Cameron es el mayor impulsor de esta nueva oleada que comenzó con Ghosts of the Abyss (2003) y explotó con Avatar (2009). Hablamos de películas rodadas en formato estereoscópico y no del proceso sacacuartos resuelto en postproducción que intentan colarnos como 3D de calidad, por supuesto.

La industria del videojuego no ha querido desaprovechar la coyuntura para intentar sumergirnos en experiencias aún más realistas si cabe. Al igual que en el mundo del cine, los primeros jugueteos con el 3D se dieron a principios de los 80, época en la que podíamos encontrar máquinas arcade tan curiosas como SubRoc 3D, de Sega. Años más tarde las compañías seguían insistiendo en introducir en nuestras casas sistemas que consiguieran el efecto a través de las gafas. Muy conocidos son los ejemplos de las SegaScope 3D o Virtual Boy de Nintendo, el posible germen de la actual 3DS. Digo posible porque imagino que en la empresa aprendieron bien la lección de su fracaso (ni siquiera llegó a Europa) y, por ello, la actual 3DS puede utilizarse sin gafas sostenidas por un trípode.

¿Y ahora? ¿Funciona el sistema en el mercado? Bueno, ahí tenemos a Sony luchando por vender sus estupendos –y caros– televisores en tres dimensiones o sus gafas de 3D envolvente con sonido 5.1 y precio prohibitivo apoyándose en el Blu-Ray y la PlayStation 3, con la que en 2010 se apostó fuerte por el formato. Desde entonces, alrededor de 55 juegos pueden disfrutarse en 3D, de los que poco más de 30 son exclusivos de la consola. A priori no parece mala cifra teniendo en cuenta que han pasado tan solo dos años, pero sabiendo que Xbox 360 y PC también ofrecen esa opción y que desde entonces (si partimos de los datos incompletos de Wikipedia registrados en 2010, 2011 y 2012, ya que es complicado tener un dato oficial) se han lanzado 1800 títulos haciendo recuento entre todas las plataformas existentes, el asunto se torna algo preocupante. La cifra recoge nombres de todo tipo, desde DS o PSP hasta las nuevas portátiles que vieron la luz a lo largo del curso pasado, pero aun así es una cifra muy elevada de producciones que, en su mayoría, no han mostrado interés por el sistema estereoscópico.

Puede que sea la recesión económica o puede que el formato no haya convencido en general, pero está claro que el público –al menos de momento– no demanda este tipo de servicio en el volumen que quisieran las grandes multinacionales. Sony ya está reculando y lo ha hecho patente en las últimas ferias de videojuegos internacionales, donde no ha mostrado material alguno relacionado con el 3D. Como bien recoge la entrevista de Eurogamer al presidente de Sony en el Reino Unido, la compañía centró bastantes de sus esfuerzos durante anteriores ediciones en apoyar las tres dimensiones y, de un año a otro, ha reorientado esas energías en presentar nuevas IPs. Según cuenta el directivo, llevar gafas 3D en casa no es algo que guste a la gente y puede ser el principal problema que afronta esta tecnología actualmente. Los hábitos en el hogar son diferentes y no se centra la misma atención en una pantalla de televisión que en la del cine, por ejemplo, por lo que tener la limitación de las gafas es bastante engorroso si se mira constantemente hacia otros dispositivos como smartphones o tabletas. Tras la inquietante ausencia de noticias, eso sí, en la compañía se apresuraron a decir que seguirían dando apoyo a la 3D TV. Más vale prevenir que curar, o eso cuentan.

Otro ejemplo de la marcha atrás de Sony en este terreno podría ser la demostrada por The Last of Us, uno de los grandes lanzamientos del próximo año en PS3. Naughty Dog hizo bien los deberes añadiendo la opción estereoscópica en Uncharted 3 y era de suponer que su siguiente trabajo continuara en la misma línea. Pobre de aquél que tuviera sus ilusiones puestas en ello, pues ya han confirmado que no ofrecerá soporte 3D. Otra que se ha quitado el muerto de encima es Electronic Arts, desde la que aseguraron que el 3D no era un factor importante para ellos ni se encuentra entre su lista de prioridades. Es evidente que, en general, el encanto de la tecnología solo deslumbró a unos pocos que pusieron toda la carne en el asador y, de alguna forma, la están pagando con creces.

Ni siquiera Nintendo, que a priori es de las que deberían tirar del carro de las tres dimensiones por aquello de que su última portátil se sustenta sobre ese sistema, parece que esté del todo interesada en que todos disfrutemos en casa con experiencias tridimensionales. A pesar de haber dado con la fórmula para no tener que usar gafas en 3DS, WiiU y su tableta no aspirarán a lo mismo. La compañía nipona confirmó hace unos meses que su nueva consola soportará el formato en televisores compatibles, pero ellos no se ocuparán de desarrollar productos que lo exploten. Saben bien que en el terreno de las sobremesa es imposible controlar quién tiene pantallas 3D y quién no, lo que hace totalmente comprensible que se centren en otros aspectos.

Personalmente, creo que es la postura más sensata. Vivimos la generación del sub-HD cuando la gran mayoría de los que poseemos consolas hemos adquirido hace relativamente poco televisores que soportan resoluciones FullHD. El paso lógico de la industria sería explotar esa posibilidad con videojuegos a la altura de un PC potente, con resoluciones a 1080p y a una velocidad de 60fps. ¿Para qué necesitamos experiencias 3D, por muy conseguidas que estén, si todavía no se han explotado otros aspectos más básicos? ¿Por qué no centrarse en mejorar la inteligencia artificial y dejar de forzar la máquina para que muestre dos imágenes simultáneamente y falsear, así, el efecto de profundidad? ¿Es necesario seguir insistiendo en una tecnología que, posiblemente, se vea sobrepasada gracias a la realidad virtual que promete ser aún más intensa y realista si cabe? Sabiendo que existen propuestas más interesantes como las de las pantallas de 3D volumétrico o las de proyecciones tridimensionales que pueden tocarse, ¿por qué no centrarse en ellas?

Mientras intentamos buscar respuestas a todas esas cuestiones, Sony o LG siguen intentando imponerse con decisiones que, a priori, no parecen las más adecuadas. El próximo movimiento de la responsable de PlayStation es poner a la venta pantallas de 84 pulgadas que soportan resoluciones de hasta 4k. Solo para que os hagáis una idea, en un buen cine se proyecta a resoluciones de 2 ó 4k (2048×1080 y 4096×2160, respectivamente), que dan más que de sobra para las enormes pantallas que todos hemos visto. También es sabido que, hasta las 40 pulgadas, un DVD es capaz de aguantar el tipo y verse bien si nos encontramos a la distancia adecuada, y como os decía anteriormente, juegos como Call of Duty: Black Ops 2 no superan los 1024×768 píxeles en Xbox 360 o PS3. Con estas referencias y viendo cómo está el panorama actualmente, ¿cuál pensáis que es el futuro de las 3D? ¿Debería seguir apoyándose o creéis que su muerte prematura beneficiaría a los desarrolladores de cara a la próxima generación de consolas?

Desde los orígenes a su uso en videojuegos
  • +0
    responder
    Ciro
    Recluta
    16 noviembre, 2012

    ¡Bravo, Pablo!
    Mi opinión: las 3D actuales están condenadas. Como comentas en el artículo, es una tecnología vieja; a lo largo del siglo XX la han intentado levantar varias veces (principios de siglo, años 50, 80-90) sin éxito. Las actuales pelis en 3D han mejorado en técnica, pero siguen siendo una emulación de las tres dimensiones reales. Por otro lado siguen manteniendo un problema que choca frontalmente con uno de los pilares de la cinematografía: la fotografía (por fuerza tienen que rodarse con focales más largas, que de por sí tienen menos profundidad de campo que los angulares… eso sin contar que ahora suelen emplear las gélidas LEDs para iluminar).
    En cuánto a videojuegos se refiere, no he visto todavía uno que mejore la experiencia jugable. Todo se basa, como en el cine, en una emulación (y pobre) de sensaciones. A corto plazo prestaría más atención a la realidad aumentada y, a largo, a las técnicas holográficas (proyecciones de imágenes en tres dimensiones que no simulen, que sean). Muy molón el tema, ilustre Pablo :-)

    PD: apunte: la maquinita de marca Tomy, Space attack, verdadera antecesora de la Virtual Boy XD

  • +1
    responder
    Pablo Barce
    Coronel
    16 noviembre, 2012

    ¡Qué grande, Ciro! La máquina de Tomy me ha dejado catacrocker, vaya cacharro más curioso. ¡Y sin trípode!

    A ver cómo termina esto del 3D, pero yo también pienso que la técnica actual en videojuegos está destinada al fracaso. Es decir, es curiosa y para un par de partidas no está mal, pero el coste para poder disfrutar de ello en casa es demasiado elevado y, como dices, no mejoran en absoluto la experiencia. La realidad virtual que propone el Oculus Rift sí que puede marcar la diferencia. Ojalá podamos comprobarlo pronto. :)

  • +0
    responder
    Dress4Excess
    Recluta
    16 noviembre, 2012

    Donde me tengo que ver….

    Siempre he ido en contra del 3D, inclusive en el cine.

    El encarecimiento de las entradas a costa del 3D me pareció el colmo.

    No obstante tengo que decir que hace 3 meses fui a casa de un amigo que se había comprado un televisor SmartTV con 3D (el precio era equivalente a otras teles de calidades similares sin esta opción, por lo que optó en adquirirla), porque había descubierto que uno de sus juegos de PS3 (el último WipeOut que hasta ese momento había dejado medio de lado) soportaba esta opción para ver que tal se veia y… aún no me he repuesto.

    Ni Avatares ni gaitas. Parpadeo 0, profundidad y movimiento alucinante. El juego disparaba su jugabilidad a cotas increibles.

    Vamos, que me vendió la puñetera tele (a ver si cae dentro de poco). Estoy deseando conectarle el PC con su tarjeta NVIDIA con el 3D vision ready e intentar ver que tal se ven los juegos de PC en 3D.

    :)””

  • +0
    responder
    dagner
    Recluta
    20 noviembre, 2012

    es compatible con Windows 8

  • +0
    responder
    Oculus Rift, el futuro de la realidad virtual
    Recluta
    17 enero, 2013

    [...] después avalado por Carmack y otros grandes nombres de la industria como Epic Games o Valve. El 3D estereoscópico no ha llegado a calar tanto en el salón de nuestras casas como determinadas compañías hubieran [...]

  • +0
    responder
    Oculus Rift, el futuro de la realidad virtual - Makinitas
    Recluta
    21 enero, 2013

    [...] después avalado por Carmack y otros grandes nombres de la industria como Epic Games o Valve. El 3D estereoscópico no ha llegado a calar tanto en el salón de nuestras casas como determinadas compañías hubieran [...]

Fuego cruzado, ten cuidado donde apuntas.