ENLIST WITH FACEBOOK
--

F1 Race Stars resbalando con el plátano

Hay un detalle que a Nintendo nunca se le podrá reprochar, guste la marca en mayor o menor medida, y es la forma que tiene de conectar con el público sea de la edad que sea. A primera vista su catálogo propio parece repleto de títulos infantiles, pero es solo la fachada. Aquel que ha probado las mieles de cualquier Mario Bros, Zelda o Mario Kart se ha rendido ante la pureza de las propuestas salidas de la compañía nipona. Desbordan sencillez, suelen resultar de lo más divertido y, lo más importante, están pensadas para todo el mundo. Los productos de Nintendo no son solo cosa de niños; sus juegos hacen que el que está a los mandos se sienta durante un rato como uno de ellos.

El éxito de Mario Kart es algo que el resto de la industria no ha podido –ni sabido– alcanzar a pesar de los constantes intentos de trasladar esa inimitable experiencia a otras plataformas. Por ahí danzan Crash Team Racing, quizás el que mayor satisfacción dio al que suscribe en los días de la primera PlayStation, o el más reciente Sonic & All-Stars Racing Transformed, la segunda entrega que aprovecha el tirón y carisma de los personajes de Sega con bastante acierto. Justo para competir con el erizo azul apareció en el mercado F1 Race Stars, la desmelenada apuesta de Codemasters por intentar llevarse el trozo del pastel que queda fuera del alcance de Ninty.

F1 Race Stars PS3

Supliendo la carencia de héroes de videojuego aparecen los pilotos de Formula 1 caricaturizados y cabezones buscando llamar la atención de los pequeños fans de Alonso, Vettel o Hamilton, que no son pocos. Pero lo que sobre el papel pintaba estupendo ha acabado derivando, como suele ocurrir, en otro quiero y no puedo que funciona a medio gas al intentar recoger lo mejor de los karts de la competencia y un poco, poquito, de la categoría automovilística a la que parodia. El envoltorio, eso sí, es precioso.

Conducir por los diferentes circuitos que recorren el planeta no resulta tan placentero como debiera porque, a pesar del estilo tan marcado que tiene el apartado artístico, falta personalidad. Los power ups típicos del género no van más allá de pompas de colorines de las que cuesta recordar su utilidad cuando uno las recoge (donde haya un plátano o una caja de TNT que se quite lo demás), y al final pocas aportan frescura a lo que hemos visto tantas veces en otros clones. Hasta de Blur, la infravalorada creación de la desaparecida Bizarre Creations, han tomado ideas los de Codemasters Racing.

En las pistas, a pesar de todo, se dan momentos bonitos cuando las curvas y cuestas se tornan imposibles emulando en cierta manera a TrackMania. Ese era el camino que debía tomar F1 Race Stars y no el de la mera copia de fórmulas que palidecen al lado de su referente. Es complicado justificar decisiones tan extrañas como meter boxes en los que reparar el coche cuando va tocado a base de palos (o burbujazos) si lo único que consigue es que durante un momento, por breve que sea (que no lo es), el jugador se despegue de la acción –supuestamente– frenética de la carrera.

F1 Race Stars Xbox 360

Desde que se presentó el título imaginé una especie de adaptación de la serie F1 que la propia compañía desarrolla, algo así como una simplificación que la hiciese más accesible a un público menos exigente. Como decía, recoger la esencia de TM Nations, Canyon y el resto de juegos de Nadeo en consolas (¿cómo no se les ha ocurrido portarlos ya?) habría conducido a una propuesta que despertase bastante más interés. Tenían el camino medio hecho y hasta se nota en el control (ese freno al que hay que recurrir constantemente) una intención de no poner las cosas fáciles al usuario, lo que en el resultado final vuelve a no encajar cuando pide a gritos que todo sea más dinámico, accesible; en definitiva, como tendrían que haber aprendido de los maestros en esto, sencillo.

Pero seamos como el calvo de la Formula 1 durante unos instantes y veamos el lado positivo de F1 Race Stars, más allá de que Alonso les haya quedado adorable. Si olvidamos la estructura de base genérica y que las contribuciones del estudio al subgénero no pasan de lo anecdótico, el entretenimiento está ahí, sobre todo gracias al local en pantalla dividida de hasta cuatro jugadores. Por desgracia no es un pasatiempo para todos los públicos, y es que al contrario que Nintendo, en Codemasters no tienen la varita mágica que hace que juegos como éste vayan más allá y no se queden, simple y llanamente, en cosa de críos.

Bandera amarilla
  • +0
    responder
    Dress4Excess
    Recluta
    22 diciembre, 2012

    Ha salido de rebajas en Steam y precisamente dudaba si pillarlo o no.
    Gracias por el análisis ;)

  • +0
    responder
    Sleeping Dogs gratis durante el mes de febrero para los usuarios de Playstation Plus
    Recluta
    28 enero, 2013

    [...] se quedan muy atrás, ya que el día 6 también estarán disponibles para descargar F1 Race Stars, un divertido clon de Mario Kart con Hamilton y Alonso lanzándose cáscaras de plátanos; y Quantum Conundrum, el último juego de [...]

Fuego cruzado, ten cuidado donde apuntas.